Cómo cuidar a un perro paralítico

Cuidar a un perro paralizado puede ser un desafío, pero es más fácil con las herramientas y la información adecuadas. Muchos perros paralizados pueden vivir felices y cómodamente con el cuidado adecuado. Incluso puede resultarle gratificante cuidar a su perro paralítico.

¿Qué es la parálisis en los perros?

Se considera que un perro está paralizado cuando una o más de las extremidades no pueden moverse en absoluto. Es más común que los perros experimenten parálisis de las extremidades traseras, pero las extremidades delanteras también pueden verse afectadas. Algunos perros tendrán parálisis parcial (llamada paresia), lo que significa que tienen alguna función motora en las extremidades pero no un movimiento o control total. La parálisis y la paresia también pueden afectar el control de la vejiga y el intestino de un perro, lo cual es muy importante tener en cuenta, ya que es posible que deba ayudarlo a eliminar. Además, es posible que la cola de un perro paralizado no funcione con normalidad.

Causas de la parálisis en perros

La parálisis y la paresia generalmente son causadas por un problema en la columna vertebral o el cerebro.

Enfermedad del disco intervertebral

IVDD es una enfermedad de la columna que ocurre cuando uno o más de los discos entre las vértebras se irritan, desplazan, hinchan o rompen. Esto puede causar daño a la médula espinal que puede requerir cirugía urgente según la gravedad. Las respuestas al tratamiento realmente dependen de las circunstancias únicas de cada mascota. Desafortunadamente, algunos perros con IVDD nunca recuperan por completo la función de las extremidades o partes del cuerpo afectadas y necesitan cuidados especiales de por vida. IVDD es una de las causas más comunes de parálisis y paresia en perros.

Lesiones de la médula

El trauma puede provocar lesiones graves en la médula espinal, especialmente si la lesión fue una fractura de columna. La cirugía puede conducir a una recuperación completa, pero no todos los perros recuperarán la función motora completa y necesitarán asistencia especial.

tumores

Un perro puede desarrollar un tumor en o cerca de la médula espinal que afecta la función motora. Además, los tumores cerebrales pueden crecer en un área del cerebro que controla la función motora. Algunos tumores se pueden tratar con cirugía, quimioterapia o radioterapia. Sin embargo, es posible que el tumor no se haya erradicado por completo y siga causando problemas al perro.

Enfermedades Inflamatorias

Las enfermedades infecciosas y los problemas autoinmunes pueden causar inflamación de los tejidos del cerebro y la médula espinal. Esta inflamación puede provocar parálisis o paresia temporal o permanente. Los medicamentos pueden ayudar, pero algunos perros quedarán con daños que limitan la función motora.

Trastornos congénitos

Algunos perros nacen con una o más condiciones que afectan el movimiento. Esto a menudo se debe a una malformación o desarrollo anormal del cerebro y/o la columna vertebral.

Cuidar a un perro paralizado

Los perros paralizados necesitan cuidados especiales. El grado de atención depende de la gravedad de la parálisis del perro. Su veterinario es la mejor fuente de información sobre el cuidado adecuado. En general, hay algunas cosas que debe saber sobre el cuidado de un perro paralizado.

Cuidado y limpieza de la piel

La limpieza es quizás una de las partes más importantes del cuidado de los perros paralíticos. Debido a que muchos perros con parálisis o paresia no pueden controlar por completo la micción y la defecación, los desordenes pueden ocurrir con frecuencia. Es importante evitar que la orina empape el pelaje y se quede en la piel. Los compuestos en la orina pueden ser muy irritantes para la piel. La orina que queda en la piel puede causar un sarpullido muy incómodo e incluso provocar una infección en la piel. Las heces pueden causar irritación y llagas alrededor del ano e incluso atraer insectos.

Asegúrese de mantener a los perros incontinentes en una almohadilla absorbente o en un pañal cuando no estén supervisados ​​directamente. Use pañales para perros para perros en carritos o aquellos con cierta movilidad. También puede ser útil quitarse los pañales periódicamente por períodos de tiempo para que el aire pueda llegar a su piel. Reemplace los pañales y las almohadillas con frecuencia y mantenga la piel del perro limpia y seca. Bañe al perro según sea necesario y use toallitas húmedas para bebés entre baños. No use crema para la dermatitis del pañal con óxido de zinc, ya que puede ser tóxica si se ingiere.

Los perros con movilidad limitada pueden desarrollar fácilmente úlceras por presión por permanecer demasiado tiempo en el mismo lugar. Asegúrese de que su perro se levante y se mueva tanto como sea posible. al acostarse, asegúrese de que el perro tenga un amplio acolchado y que cambie de posición con regularidad. También ten en cuenta que un perro puede tener llagas o ensuciarse por arrastrarse.

Su perro paralizado puede tener problemas para acicalarse, así que asegúrese de cepillar su pelaje con frecuencia además de otros cepillados básicos.

Asegúrese de revisar a su perro varias veces al día en busca de llagas, suciedad, orina o heces. Mantener a nuestro perro limpio y seco puede ayudar a prevenir problemas e infecciones en la piel.

Movilidad

Muchos perros paralizados pueden beneficiarse del uso de un carrito especial, específicamente aquellos con parálisis de las extremidades traseras. Muchas empresas pueden fabricar un carrito de movilidad de tamaño personalizado que puede permitir que un perro se desplace por su cuenta. Estos carros son ideales para perros que tienen parálisis de las extremidades traseras y función normal en las extremidades delanteras.

A muchos dueños les gusta usar un tipo de cabestrillo para ayudar a sus perros a caminar. Los arneses corporales y las eslingas son mejores para perros con alguna función motora. Sosteniendo el cabestrillo o el arnés, puede reducir el peso del perro y ayudarlo a mover las extremidades debilitadas.

Por supuesto, es fundamental mantener los carros y las eslingas limpios y secos. Además, los perros no deben permanecer en carros o arneses todo el tiempo. Estos dispositivos pueden rozar la piel y causar úlceras por presión.

Terapia física

Todos los perros con parálisis o paresia necesitan algún tipo de fisioterapia. Si se espera que el perro recupere una función parcial o total, entonces es importante una rutina de fisioterapia agresiva. Los perros con parálisis o paresia permanentes aún se beneficiarán de la fisioterapia diaria, ya que ayuda a reducir la atrofia y la rigidez muscular y puede ayudar a mejorar el rango de movimiento.

Pídale a su veterinario que lo remita a un profesional de rehabilitación canina para obtener los mejores resultados. Puede optar por mantener a su perro bajo el cuidado de un profesional a largo plazo. O tal vez desee aprender ejercicios, estiramientos y masajes que pueda realizar en casa. Un veterinario, un técnico veterinario o un fisioterapeuta pueden mostrarle cómo comenzar una rutina de fisioterapia en el hogar para su perro.

Micción y defecación

Muchos perros paralizados tienen poco o ningún control sobre sus vejigas e intestinos. Algunos son incontinentes, por lo que gotean orina y defecan manualmente. Sin embargo, esto puede ser simplemente un desbordamiento de la vejiga y no una verdadera micción. Algunos perros paralizados tienen problemas para vaciar la vejiga y necesitarán extracción manual. Su veterinario puede mostrarle cómo expresar correctamente una vejiga ejerciendo una presión suave en la parte inferior del abdomen. Asegúrese de que un profesional le demuestre cómo hacerlo correctamente, ya que las técnicas incorrectas pueden lesionar o incluso romper la vejiga. Los perros paralizados pueden necesitar que les saquen la vejiga varias veces al día para prevenir infecciones del tracto urinario (que pueden ser causadas por la orina vieja que se acumula en la vejiga).

Los perros incontinentes también pueden dejar caer pequeñas cantidades de heces periódicamente e incluso pueden estreñirse. Controle la ingesta de alimentos del perro en comparación con la producción de heces para asegurarse de que sea algo regular. Además, mantenga limpia la parte trasera para evitar que las heces se sequen alrededor del ano y restrinjan las deposiciones. Pídele consejo a tu veterinario sobre cómo ayudar a tu perro con las deposiciones. El aumento de la fibra dietética puede ayudar, pero esto solo debe hacerse si lo recomienda su veterinario.

Comida y agua

Todos los perros necesitan una nutrición e hidratación adecuadas, pero esto es algo en lo que deberá prestar especial atención a la ingesta de alimentos y agua de su perro.

Asegúrese de darle una dieta de buena calidad y mida la cantidad adecuada para el tamaño y el nivel de actividad de su perro. Mantén a tu perro en un peso óptimo. Demasiado peso extra puede hacer que a tu perro paralizado le resulte más difícil mover las partes de él que todavía funcionan. Tener bajo peso puede hacer que tu perro esté más débil de lo normal. Tanto los perros con sobrepeso como los que tienen bajo peso tienen un mayor riesgo de desarrollar otros problemas de salud.

Su veterinario puede recomendar agregar fibra a la dieta del perro para ayudar a mover las heces a través de los intestinos. Los suplementos nutricionales también pueden ser útiles en algunos casos. Pregúntale a tu veterinario cuál es el mejor plan para tu perro.

Asegúrese de que su perro paralizado tenga acceso a agua fresca en todo momento. Reponga el agua con frecuencia y lleve un registro de cuánto bebe su perro. Recuerde que la movilidad restringida de su perro puede dificultarle el acceso al agua, por lo que es posible que también tenga que llevarle el agua varias veces al día. La deshidratación puede provocar estreñimiento y problemas de salud importantes.

Ejercicio y juego

Todos los perros necesitan ejercicio y un perro paralizado no es una excepción. Los perros paralizados pueden aburrirse más fácilmente que otros perros, por lo que el ejercicio y la estimulación mental son esenciales. Además, el tiempo de juego y ejercicio puede reforzar el vínculo entre usted y su perro.

  • Si su perro está en un carrito, aún puede disfrutar de un juego de búsqueda o de un paseo por el parque.
  • Intente jugar un juego suave de tira y afloja si a su perro le gusta. Solo deja que se quede en su lugar mientras tiras suavemente del juguete con él.
  • Considere juguetes y rompecabezas interactivos para perros que contengan recompensas de comida.
  • Si a tu perro le gusta el agua, consíguele un chaleco salvavidas y llévalo a nadar.

Prueba diferentes juegos y actividades. A pesar de las limitaciones de un perro paralizado, es posible que se sorprenda de todas las cosas que lata hacer.

Adoptar un perro paralizado

Afortunadamente, muchos perros paralizados aún pueden vivir una vida feliz con el cuidado y la atención adecuados. Antes de adoptar un perro discapacitado de cualquier tipo, asegúrese de comprender el tipo de atención que necesita el perro para que pueda dedicar tiempo en su vida a las necesidades del perro. Infórmese sobre las técnicas adecuadas antes de llevar al perro paralizado a casa. No todos tienen el tiempo y los recursos necesarios para cuidar a un perro con necesidades especiales. Es mejor prepararse con anticipación en lugar de tener que devolver al pobre perro al grupo de adopción.