Adoptar un Cachorro de Perro de Aguas




Si estás dispuesto a Adoptar un cachorro de Perro de Aguas, es necesario que leas esta guía antes. Esta raza es una de las preferidas hoy en día, pero hay que conocer bien cómo son los cachorros antes del momento de la adopción.

perro de agua cachorro

En primer lugar nos gustaría indicar que desde aquí apoyamos la adopción de cachorros antes que la compra. Por eso si ya tienes decidido que un perro de aguas es lo que necesitas, te animamos a que pases por las perreras, hay muchos abandonados alli que necesitan un hogar.

Por otro lado y a modo introductorio tienes que saber que los cachorros de perro de aguas son monísimos! pero crecen, y se convertiran en un perro de tamaño medio con mucha energía. Es una raza que necesita mucha actividad.

Cómo saber si nuestro Perro de Aguas es de raza

La única forma de asegurarte 100% es que vayas a un criador certificado. Allí podrás asegurarte de algunos puntos que consideramos imprescindibles antes de la adopción

✅ Instalaciones adecuadas, querremos que los peludos se encuentren en las mejores condiciones posibles, y que los ejemplares dedicados a la crianza no son explotados y llevan una vida digna.

Pedrigrí, este documento certificaría la pureza de nuestro perro de aguas, probando la autenticidad de todo su árbol genealógico. Aunque no queramos obtenerlo, si el criadero lo ofrece nos da la seguridad de que los perros son puros.

Enfermedades típicas en los perros de agua como la displasia, la atrofia progresiva de retina, distiquiasis o cataratas, se pueden empezar a prevenir desde su nacimiento. Al conocer todo su arbol genealógico podemos saber si sus familiares han sufrido esta enfermedad.

Es preferible que antes de adoptar un cachorro de perro de aguas te informes de los criadores que hay, dónde se encuentran y reputación que les precede, ya que no queremos depositar nuestro dinero en gente que utilice malas prácticas.

Primeros cuidados del cachorro de perro de aguas

Cuidar un cachorro de perro de agua no dista mucho de cualquier otro cachorro, sin embargo en esta guia damos por hecho que es tu primer cachorro.

Tienes que tener en cuenta que en el momento de llegar a casa todo será nuevo y extraño para el cachorro, así que dale tiempo a que se acostumbre. Es normal que los primeros días no tenga mucha confianza todavía con los miembros de la familia. Se desaconseja sacarlo de paseo y darle largas caminatas, es un cachorro y tiene que ir formándose poco a poco, su cuerpo no está preparado para caminar mucho tiempo.

Debemos preparale su cuna dónde él se encuentre agusto y cómodo, e identifique con su olor. Es importante también que lo llevemos al veterinario para que nos aconseje y sobre todo, nos indique cuándo tenemos que vacunarlo.

Educar al cachorro de perro de agua

La educación es una parte fundamental en nuestro cachorro de turco andaluz, por lo que debemos prestar mucha atención a este punto que dividiremos en varios apartador

Hacer sus necesidades

Es una tarea laboriosa, pero necesaria. La tendencia de nuestro cachorro de perro de aguas español es hacer sus necesidades en el primer sitio que encuentre, sin embargo debemos tener paciencia. No debemos regañarle bruscamente cuando se equivoque y las haga en un lugar incorrecto.

En primer lugar debemos de vacunarlo antes de sacarlo a la calle y sociabilizarlo. Cuándo empecemos a enseñarle no debemos de desesperarnos cada cachorro es especial, y unos aprenden antes y otros más tarde.

La rutina va a ser un punto muy importante, nuestro perro necesita acostumbrarse a horarios, entendiendo poco a poco esperar hasta ese momento para hacer sus necesidades, queremos incidir que el perro de aguas tiene mucha energía, por lo que necesitará unas 3 o 4 veces dar un paseo.

Premiar a nuestro cachorro hará que entienda más fácilmente que ha hecho lo correcto, por ejemplo cada vez que haga sus necesidades en el sitio correcto, acariciádolo o dándole una recompensa en forma de alimento.

Mientras no pueda salir a la calle, puedes ir entrenando con un empapador para perros, ponlo en el mismo sitio siempre en la casa y que poco a poco se vaya acostumbrando hacerlo siempre allí.

Enseñarle a comer

Tener un cachorro de perro de aguas hace que de alguna forma nosotros tengamos que enseñarles todo, si incluso a comer.

Lo primero es que siempre pongamos los cuencos en el mismo sitio para que así sepa a dónde acudir, el agua sí la dejaremos siempre llena, pero el cuenco de la comida, no.

Hay que saber que los cachorros no tienen control sobre el apetito, por lo que siempre tienen ganas de comer y si nadie les para acabaran con todo el alimento. Así, que es importante que hagamos un cálculo del peso de nuestro cachorro y el pienso recomendado. En el mismo envase vienen las cantidades. Si lo alimentamos con comida no procesada, el calculo sería un 10% de su peso.

Es importante que no le pongamos toda la comida de golpe, porque como ya indicamos antes se la comeran y pueden acabar vomitando, es mejor que la repartamos en varias tomas. Por ejemplo en 3 o 4, o llenar el cuenco y nosotros mismo retirarlo cuando consideremos que comió lo suficiente. Este ejercicio también es importante para que no se vuelvan territorales con la comida.