Cómo tratar la rótula luxada en gatos

Rótula de luxación, el término técnico para una rótula que se sale de su lugar, crea inestabilidad en la pata trasera de un gato al reducir la funcionalidad de la articulación de la rodilla. Provoca diversos grados de dolor y inmovilidad. La luxación de la rótula puede ocurrir como resultado de trauma o envejecimientoy puede conducir a artritis si no se trata. Si bien cualquier gato puede experimentar este problema, los gatos Devon Rex y Abyssinian pueden tener una predisposición genética a las rótulas inestables.

¿Qué es la rótula de luxación?

La luxación de la rótula es una afección ortopédica en la que la rótula (rótula) de un gato se sale de su lugar. La rótula es un hueso pequeño debajo del ligamento patelar que se asienta en un surco en el fémur llamado surco troclear. Cuando la rodilla está doblada y flexionada, la rótula sube y baja en el surco troclear. Si la rótula no funciona correctamente, puede luxarse ​​o salirse y salirse del surco.

Síntomas de luxación de rótula en gatos

Cuando la rótula de un gato está fuera de lugar, doblar y flexionar la articulación de la rodilla es incómodo. Esto hace que caminar, correr y saltar sea doloroso y difícil para el gato. Si ambas rodillas están afectadas, cada lado puede tener un grado diferente de severidad.

Síntomas

  • Cojera intermitente o cojera en una o ambas extremidades traseras
  • Lamer o masticar alrededor de una o ambas rodillas
  • Sonido de chasquido o estallido al manipular la(s) rodilla(s) afectada(s)

La luxación de la rótula afecta solo las patas traseras de un gato (sus patas delanteras no tienen «rodillas»). Los síntomas son los de dolor e inestabilidad. Un sonido de estallido cuando el gato camina puede indicar una rótula floja y el hueso puede sentirse tambaleante o flojo cuando se toca. Debido a que los gatos tratan de curarse a sí mismos lamiendo o masticando un área problemática dolorosa, estos comportamientos pueden indicar que algo anda mal con la(s) rodilla(s).

Los gatos con luxación rotuliana pueden experimentar síntomas intermitentes. Si la rótula está en su ubicación adecuada, el gato podrá caminar, correr y saltar con normalidad. Cuando la rótula está fuera de lugar, el gato experimentará repentinamente dolor y movilidad limitada en la rodilla afectada.

Es posible que un gato tenga una rótula de bajo grado de luxación y no presente síntomas. Su veterinario puede descubrir esto durante un examen de bienestar de rutina y aconsejarle que lo vigile.

Causas de luxación de rótula

Se desconoce la causa exacta de la luxación rotuliana, pero los posibles factores contribuyentes incluyen:

  • La luxación patelar puede ocurrir cuando el surco troclear es demasiado poco profundo para contener la rótula.
  • También puede ser el resultado de lesiones de ligamentos, tendones o músculos. En algunos casos, es causado por una deformidad anatómica como piernas arqueadas.
  • Algunos gatos pueden estar genéticamente predispuestos al problema. Las razas como el abisinio, el birmano y el devon rex pueden tener más probabilidades de desarrollar una rótula dislocada.

Diagnóstico de luxación de rótula en gatos

Es importante visitar a su veterinario si su gato cojea. El veterinario comenzará revisando el historial médico de su gato y realizando un examen.

La luxación patelar es diagnosticada por un veterinario después de palpar la articulación de la rodilla y descartar otras causas de la anomalía. Las radiografías pueden ser necesarias para descartar otros problemas y confirmar un diagnóstico. El veterinario puede descubrir una rótula dislocada en una o ambas rodillas.

La luxación suele ser medial, lo que significa que se disloca hacia el interior de la rodilla. O bien, la luxación puede ser lateral, lo que significa que se disloca hacia el exterior de la rodilla.

El diagnóstico de luxación de rótula se clasificará en una de cuatro categorías según la gravedad de la luxación:

  • Grado I: La rótula puede dislocarse del surco cuando el veterinario ejerce presión sobre ella, pero vuelve a su lugar cuando se libera la presión.
  • Grado II: La rótula aparece intermitentemente hacia adentro y hacia afuera por sí sola. Permanecerá fuera de lugar hasta que la pierna se estire y gire de manera que permita que la rótula regrese a la ranura.
  • Grado III: La rótula está fuera de la ranura la mayor parte del tiempo, pero el veterinario puede volver a colocarla manualmente en su lugar.
  • Grado IV: La rótula está permanentemente fuera de lugar y el veterinario no puede reposicionarla.

Tratamiento

La luxación de rótula en gatos a menudo se trata de forma conservadora al principio. Es posible que su veterinario le recomiende descansar y restringir el ejercicio, lo que significa que deberá limitar el acceso de su gato para correr y saltar. También se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios por un período breve.

Si la luxación patelar es leve (Grado I), su gato rara vez experimentará molestias. En los casos de leves a moderados (Grado II), es posible que vea signos intermitentes cuando la rótula ocasionalmente se sale del surco. En casos leves, el gato debería poder vivir una vida relativamente normal. Es posible que se necesite descanso y medicamentos de vez en cuando si reaparecen los problemas de la rodilla.

Si la terapia conservadora no es efectiva y su gato experimenta dolor e inmovilidad frecuentes, entonces puede ser necesario un tratamiento quirúrgico. Este suele ser el caso de la luxación rotuliana de grado III y IV.

La cirugía para la luxación rotuliana consiste en corregir las condiciones que hacen que la rótula se disloque. Existen varias técnicas quirúrgicas para la reparación de la luxación rotuliana. La cirugía generalmente implica la profundización del surco troclear, la reconstrucción de los tejidos blandos alrededor de la rótula y, a veces, la remodelación de huesos anormales.

Pronóstico para gatos con luxación de rótula

La recuperación de la cirugía requiere reposo y control del dolor al principio. La mayoría de los gatos se recuperan rápidamente, pero pueden beneficiarse de algún tipo de fisioterapia suave.

Aunque es posible volver a lesionarse la articulación de la rodilla, la mayoría de los gatos no experimentarán problemas en el futuro.

Cómo prevenir la luxación de la rótula

No puede evitar por completo la luxación rotuliana en su gato, pero puede reducir el riesgo. Si a su gato le gusta saltar a lugares altos, cree escalones más bajos para minimizar el estrés en las rodillas.

Los gatos diagnosticados con luxación de rótula nunca deben criarse para evitar la transmisión de genes problemáticos.

Cómo saber si los cuartos traseros de su gato están sanos

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que ellos han examinado a su mascota, conocen el historial de salud de la mascota y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.