Cómo tratar la anemia en perros

Anemia es un indicador de salud comprometida en un perro. Tiene una variedad de causas, desde la pérdida de sangre relacionada con un trauma hasta enfermedades inmunomediadas como infección o cáncery el tratamiento se basa en causas específicas. Aunque la anemia severa es potencialmente mortal y requiere atención veterinaria inmediata, los casos leves pueden ser más fáciles de revertir o manejar. Encías pálidas, letargoo pérdida de peso todos pueden indicar anemia y deben ser investigados por un veterinario para determinar la causa y el curso del tratamiento.

¿Qué es la anemia?

La anemia se refiere a una condición en la que la sangre de un perro tiene bajos niveles de glóbulos rojos y/o hemoglobina, un componente de la sangre que transporta oxígeno a las células y tejidos del cuerpo. No es una enfermedad específica sino el resultado de un proceso patológico o pérdida de sangre.

Síntomas de anemia en perros

Los síntomas de anemia de un perro pueden ser sutiles al principio, imitando la fatiga del ejercicio o simplemente teniendo un día «descanso», pero empeorarán progresivamente durante varias semanas.

Síntomas

  • Letargo
  • intolerancia al ejercicio
  • Encías y piel pálidas (oídos internos, vientre)
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Respiración rápida

Los síntomas de anemia reflejan la falta de oxígeno en la sangre de un perro, lo que indica que el perro no es capaz de realizar las actividades diarias normales debido al cansancio. Si bien la pérdida de apetito y la lentitud pueden acompañar a otros problemas, a menudo son indicativos de anemia. Combinados con la apariencia de piel y encías pálidas, los síntomas más vagos de la anemia son pistas iniciales importantes en el proceso de diagnóstico.

Causas

Los glóbulos rojos son producidos por la médula ósea y luego se liberan en el sistema circulatorio de un perro. A medida que los glóbulos rojos envejecen o se dañan, se eliminan del torrente sanguíneo y se reciclan para formar nuevos glóbulos rojos. La cantidad de glóbulos rojos circulantes puede disminuir por cualquiera de las siguientes razones:

  • Pérdida de sangre repentina (aguda): Esto ocurre cuando hay una pérdida severa de sangre interna o externamente, generalmente debido a una lesión grave, una cirugía o un trastorno hemorrágico.
  • Enfermedad inmunomediada: Una condición en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca a sus glóbulos rojos.
  • Reacciones a medicamentos: Algunos perros pueden reaccionar a los medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Estos pueden causar sangrado gastrointestinal o úlceras en ciertos perros, lo que podría provocar anemia.
  • Infestaciones de pulgas y parásitos: Las garrapatas y las pulgas pueden contribuir a la pérdida de sangre en los animales. La pérdida resultante de glóbulos rojos puede provocar anemia, especialmente en cachorros y perros más pequeños.
  • Exposición a toxinas: El consumo accidental o la inhalación de productos químicos y venenos, como el zinc o el cebo para ratas, puede provocar anemia a medida que se propaga a través del torrente sanguíneo de un perro y afecta sus glóbulos rojos o su capacidad de coagulación.
  • Enfermedades no infecciosas (crónicas): Los perros con enfermedades como enfermedad hepática o renal crónica, hipotiroidismo, enfermedad de Cushing y cáncer también pueden correr el riesgo de volverse anémicos.
  • Enfermedades infecciosas: Las infecciones bacterianas, las enfermedades transmitidas por garrapatas y las enfermedades infecciosas como la babesiosis también pueden afectar los glóbulos rojos y causar anemia.
  • Nutrición y desequilibrios hormonales.

Diagnóstico de anemia en perros

Su veterinario examinará a su perro y realizará pruebas para formar un diagnóstico. Lo más probable es que incluyan un hemograma completo (CSC), análisis de parásitos, evaluaciones de las funciones del hígado, los riñones y el páncreas, análisis de electrolitos para detectar deshidratación, análisis de orina para detectar infecciones del tracto urinario, radiografías o ecografías para detectar para el sangrado interno y otras pruebas para descartar ciertas causas.

Una vez que se confirma la anemia, comienza el proceso de encontrar la causa. Esto puede incluir radiografías, pruebas de enzimas hepáticas, endoscopia para evaluar el estado del tracto gastrointestinal, análisis de orina y análisis de heces para detectar fuentes de sangrado.

Tratamiento

El tratamiento para la anemia en perros depende de la causa de la afección. Muchas causas de anemia se pueden tratar, manejar o curar con la ayuda de su veterinario.

Los objetivos del tratamiento para perros con anemia son controlar el sangrado, restaurar el volumen de sangre, encontrar y resolver las causas subyacentes de la pérdida crónica de sangre y brindar atención de apoyo.

Pronóstico para perros con anemia

El pronóstico de un perro con anemia depende de la causa de la afección, que puede ser menor y fácilmente remediable, o grave y potencialmente mortal.

Cómo prevenir la anemia

Ciertas causas de anemia se pueden prevenir con medidas como el control de pulgas y garrapatas, la prevención de accidentes y traumatismos, manteniendo las toxinas como el veneno para ratas y los medicamentos humanos (como el ibuprofeno y el paracetamol) lejos de su perro y programando controles veterinarios regulares.

El cuidado preventivo es tan importante para las mascotas como para sus dueños. A menudo, los perros no mostrarán síntomas de un problema de salud, pero un veterinario puede ayudar a detectar y, a veces, prevenir enfermedades y otras condiciones que amenazan la vida durante los exámenes regulares.

¿Por qué mi perro duerme tanto?